Nuestra historia es la gran aventura de quien reescribe continuamente las reglas de la física a través de cuadros diseñados para exaltar el rendimiento del hombre. Obras exclusivas creadas a medida en cada una de sus partes, como cualquier obra de arte.

CADA CUADRO TIENE SU ALMA

La pasión y la continuidad de las ideas nos han permitido desarrollar un modelo de producción único en el mundo. Para fabricar cuadros cada vez más eficientes y exclusivos hemos decidido realizar cada pieza con la técnica de la envoltura. Cada elemento se crea individualmente por completo y se une a los otros elementos a través de una serie de pasos de envoltura progresivo con resinas espesas que penetran en las fibras en profundidad. Un proceso minucioso que permite a cada cliente tener una bici a medida para su propio físico y su propio estilo de conducción, con los más altos estándares de rigidez, reacción y resistencia. Porque las personas no son todas iguales. Como nuestras bicicletas.

  • 1961
  • 1963
  • 1980
  • 1984
  • 1985
  • 1990
  • 1995
  • 2003
  • 2004
  • 2007
  • 2017

EL ATELIER DEL CUADRO

Todos nuestros cuadros están diseñados y ensamblados en el TITICI LAB (HUB) de Castelnuovo di Asola. Un lugar en la cual la maestría y la experiencia de los artesanos de los materiales compuestos se encuentran con las ideas de los diseñadores más audaces, para producir cuadros exclusivos en los cuales cada una de las partes está realizada con la perfección como objetivo.

TECNOLOGÍA PARA HUMANOS

Los cuadros TITICI están realizados con las mejores fibras del mercado y a través de geometrías personalizadas para hacer que la bici sea funcionalmente perfecta. Gracias a esta filosofía, la empresa ha logrado alcanzar numerosas metas tecnológicas y ha registrado patentes que testimonian la supremacía tecnológica de la empresa en el sector.

LA PASIÓN, LAS IDEAS Y LAS PALABRAS DE MATTEO PEDRAZZANI.
¿Usted suele montar en bici? Sí, monto en bici y me divierto, aunque pienso todo el tiempo cómo responde el cuadro que estoy usando. También voy a menudo a las competencias de MTB para acompañar a nuestro Factory Team, porque con la gente -y con los atletas en particular- es como se logra entender qué es lo que funciona y qué es lo que se puede mejorar. Todos nuestros cuadros nacen de las exigencias de las personas.
¿Qué es lo que más le enorgullece de la empresa? El hecho de que haya nacido y crecido junto a mi familia. En 1963, mi padre Alberto iniciaba tanto el trabajo de artesano como el de "marido eficaz". Quiero decir que, con el apoyo de mamá Adriana, desde el '65 al '75 crearon a: Giovanni, Davide, Damiano, Mariagrazia.... ¡y yo, Matteo! Salvo mi hermana, de a poco todos nos fuimos incorporando a la empresa, con una gran actitud democrática del padre, incluso mi madre, siempre presente en el negocio, y siempre presente en cada elección importante. Hemos sido criados a “pan y bicicleta”.
¿Cómo imagina el futuro de las dos ruedas a pedales? Personalización en base a las exigencias específicas de los clientes y servicios de asistencia cada vez más profesionales. Creo que la dirección es esta. También, creo mucho en el Made in Italy y en dar continuidad al producto, no me gusta el concepto de lo "desechable". Quiero que nuestros cuadros vivan en el tiempo, por ello ofrecemos el servicio de "restauración de cuadro". Hasta los cuadros con más de 10 años o los que sufrieron accidentes pueden volver a ser como nuevos: un producto realmente artesanal como el cuadro TITICI merece el máximo cuidado inclusive después de años de uso.

¿Qué terreno quieres explorar?

Encuentra al revendedor más cercano y entra en el exclusivo mundo TITICI.

Descubrir